• CENTRO DE FORMACIÓN Y EXPERIMENTACIÓN PARA LA SOSTENIBILIDAD

  •  

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Preservación y defensa de la diversidad biológica y cultural

  IXUXU COMO FENÓMENO SOCIAL

 

  La organización Ixuxu surge como respuesta social a una «llamada» desesperada de la Naturaleza para hacer frente a causas o agentes obcecados en su destrucción.

  Representó un fenómeno social de carácter global y en cada lugar, las personas más sensibles, inquietas y valientes reconocieron esa llamada asumiendo su responsabilidad en la defensa de la Naturaleza, con particularidades y suertes diferentes.

  Se le llamó «movimiento Ecologista» y en virtud a su naturaleza combativa, el Sistema lo recibió con hostilidad y no tardó en desarrollar una estrategia exitosa consistente en demonizarlo, aislarlo y asfixiarlo.

  Las consecuencias de esta política institucional fueron dramáticas para el movimiento Ecologista ya que  infinidad de pequeños grupos desaparecieron, y la propia Naturaleza se vio privada de muchos de sus mejores paladines que, en el mejor de los casos, fueron condenados al ostracismo y la infrautilización.

  Hoy día, autodenominarse «ecologista» casi resulta contraproducente por la connotación que llegó a adquirir, por lo que en no pocas ocasiones nosotros mismos solemos rehuir dicho término, amparándonos en otros con mejor resonancia, tales como: ambientalista, activista medioambiental y, más recientemente, activista climático. En cualquier caso el concepto hace referencia a personas que se comprometen altruista y desinteresadamente en defensa del medio ambiente, asunto que es de interés común, nos afecta a todos.

 UN POCO DE HISTORIA

 

  Al final de la década de los 80 del siglo XX ya se hallaban reunidos y maduros todos los ingredientes para que en 1990 se constituyera legalmente la Asociación IXUXU. El núcleo fundador lo constituyeron chicos de la comarca, ignorantes e ingenuos donde los hubiera, pero sumamente intuitivos, sensibles y valientes.

  Muy pronto se tomó conciencia de que batallar directamente contra el sistema destructor del medio ambiente representaba una estrategia suicida y que la única opción viable para alcanzar los objetivos de nuestro propósito – Salvar el Planeta – pasaba por incidir en las nuevas generaciones con el fin de crear conciencia, sensibilidad y en definitiva, inducir las condiciones necesarias para la formación de humanos de calidad, sensibles y solidarios.

  Por otro lado, también se consideró imprescindible interaccionar con los representantes aún vivos del mundo antiguo, con el fin de rescatar «in-extremis» artes y  conocimientos sobre la gestión sostenible del espacio y sus recursos.

  La consecuencia inmediata de esta estrategia política fue la creación de una Granja-Escuela pionera en su día en cuestión de educación ambiental, fruto de la cual miles de niños recibieron en su corazón una semilla de concienciación que, por más que nos pese, nuestro presente depende en gran medida de la impronta ejercida entonces sobre esa generación.

  Paralelamente se creó un Centro de Recuperación de plantas y animales domésticos con particularidades históricas  ( razas autóctonas ) cuyos frutos se divulgaron y diseminaron entre personas interesadas, contribuyendo sustancialmente con ello a la salvaguarda de especies biológicas abocadas entonces a la extinción.

  Con el tiempo, ambas vertientes de actuación se fusionaron, dando lugar al hoy denominado «Centro de Formación y Experimentación para la Sostenibilidad» donde, entre otras muchas funciones, las personas interesadas reciben la formación necesaria mínima para intentar abordar, con posibilidades reales de éxito, el difícil reto de «recolonizar» el campo».

  Asimismo, este Centro también se ha erigido como una plataforma de acción medioambiental desde donde potenciar el factor «Comunidad», así como constituir un espacio facilitador de proyectos afines con el cambio hacia un mundo sostenible.

 ¿QUÉ SE HACE EN IXUXU?

 

  En Ixuxu se desarrolla un plan de vida que aspira a alcanzar las máximas cotas de sostenibilidad, concepto que nos parece relacionado directamente con la Justicia.

  Nuestra acción se vertebra en dos direcciones:

  1.- Hacia adentro, hacia la potenciación de una comunidad implantada en Lusiella, una comarca rural cuya riqueza en recursos supera ampliamente nuestra capacidad de aprovechamiento, hecho por el cual Ixuxu siempre demanda compromisos y se define como un plan abierto.

  2.- Y hacia fuera, al declararse como un plan comprometido con el Planeta, materializándose dicho carácter en nuestro «Centro de Formación y Experimentación para la Sostenibilidad», con su plantilla de formadores y aprendices.

  Ambas áreas de actuación se complementan e interaccionan para alcanzar sus objetivos específicos y se fusionan a la hora de organizar actividades donde el voluntariado tiene cabida.

                 CENTRO DE FORMACIÓN Y                        EXPERIMENTACIÓN PARA LA SOSTENIBILIDAD

 

  Nuestro Centro constituye a día de hoy el resultado de la evolución del Plan Ixuxu en su vertiente formativa, desde su configuración. En sus inicios se promovieron actividades extraescolares orientadas a la población infantil urbana de los barrios marginados de la ciudad; luego se potenció la educación ambiental, ofertándola a centros oficiales de educación; se organizaron ciclos educativos en el ámbito de la «Escuela Libre» y se pusieron en marcha gran diversidad d talleres alternativos en cuanto a su carácter «recuperador» de artes y oficios perdidos.

  En el presente, el Centro Ixuxu se ha erigido como un espacio cuya vocación formativa se abre en dos direcciones:

  1.- El «Centro de Formación y Experimentación para la Sostenibilidad», con programas bien consolidados en virtud a su recorrido, cuyo propósito es facilitar la formación necesaria para que las personas con interés en «recolonizar» el campo puedan abordar dicho cometido con posibilidades reales de éxito.

  2.- La Escuela de Iniciación aplicada a la Ecología, iniciativa en fase embrionaria, lo cual representa un salto cualitativo en nuestra evolución como profesionales comprometidos.

  El propósito de este nuevo programa es ofrecer a los alumnos una visión holística sobre las acciones que se llevan a cabo en el medio ambiente para, a partir de aquí, disponer de la oportunidad de acceder a los niveles de conciencia que nos exigen estos tiempos inéditos.

 ¿COMO PARTICIPAR?

 

  Ante todo aclarar que en Ixuxu se practica el arte de intentar subsistir en base al aprovechamiento de los recursos propios y el sentido común.

  Para lo primero contamos con las herramientas a nuestro alcance, empezando por los conocimientos antiguos que alcanzamos a recabar y atesoramos.

  Para lo segundo, entre otros aspectos muy importantes, procuramos ser sutiles favoreciendo con ello la evolución de nuestra conciencia.

  Una vez asimilado ésto, cualquier persona de paz interesada en participar activamente, se puede ver involucrada en :

  A. El área de Producción y Recolección de alimentos. Haciendo especial hincapié en lo segundo en virtud a los nuevos tiempos… por lo del auge del «Bosque comestible».

  B. El Mantenimiento de los Espacios e Infraestructuras de la comarca: pastizales, prados de siega, cierres, caminos, hidraúlica, energía,…

  C. El Centro propiamente dicho: organizando, cocinando, planificando las labores de mantenimiento,…

  D. La Jardinería «Divina», que nosotros describimos como aquélla en la cual los criterios de intervención responden, no al interés humano expreso, sino al del común, osea, al de todos los seres vivos con los que compartimos espacio-tiempo. Es un arte.

  E. La Bio-construcción: Armonía, integración, estética, materiales del lugar, líneas maestras a respetar…

  F. El Área de Actividades, abierto siempre a la organización de talleres, cursos, actividades de educación ambiental, así como actos culturales y artísticos.

G.  El de Animales Domésticos, donde se contacta y profundiza en el arte de la domesticación funcional.

  Normalmente en Ixuxu se entra como voluntariado libre, osea, sin compromiso y tras experimentar un tiempo determinado, uno alcanza las condiciones para atisbar lo que representa el Plan Ixuxu y, en consecuencia, a decidir si desea dar continuidad a su vivencia.

  EL ACTIVISMO EN IXUXU,  FILOSOFIA

 

  A veces apetece decir: «En el mundo existen dos tipos de personas: Parásitos (huella ecológica negativa)  y Activistas (huella ecológica positiva).

  Es posible que dicho pensamiento sea una simplicidad, pero quizá no.

  Cuando una persona decide convertirse en activista social (generalizando) automáticamente se desencadena un sistema de trueque: El activista aporta lo mejor de sí mismo en pos de la «causa» en la que cree y la propia «causa» le proporciona a la persona en cuestión, además de la sensación de sentirse útil y realizado, trascender el parasitismo.

  Los activistas de Ixuxu más experimentados dicen que lo que se aporta al voluntario es inmensamente mayor de lo que se recibe. Esto es así porque  Ixuxu es ante todo, un «Centro de Formación para la Sostenibilidad» comprometido, palabras mayores; además ofrece al individuo la oportunidad de trascender lo mundano, con su premio inherente: Respuestas.


<

CONTACTO

watsap

638606452

 

ixuxu.asturias

@gmail.comicon-mail

Camino de Lusiella N7 Soto de Rey, Asturias